Recomendación

domingo, 20 de abril de 2014

Artículo sobre Chile, Buenos Aires, el clasismo, la ignorancia y el ser ciego hoy en día

Después de unos meses sin actualizar este espacio mío, tan querido y tan personal...

Bastante dudosa de que publicar primero, sí, porque no es que no tenga nada que decir, nada que contar... Al contrario. Y por eso no sé por donde empezar ejem.

En febrero estuvimos de vacaciones por el sur de mi querido pero ingrato Chile, también un par de días en mi ciudad natal, la capital Santiago.

Muchas veces digo ingrato Chile porque...
Así lo he sentido y sigo sintiendo de repente.

Un realmente hermoso páis el mío, con paisajes naturales que encandilan a cualquiera, con gente generalmente sencilla y discreta, con deliciosas, coloridas y variadas frutas y verduras a destajo.

Pero tan lleno de contradicciones también...

Entre ellas la división tan marcada de clases sociales que sigue habiendo, por más que se trate de alardear que somos una nación libre, próspera en números, etc.

El gran incendio que hubo hace poco en la ciudad de Valparaíso reflejó aquello más que claramente.

Sí, porque supuestamente esa bella ciudad portuaria, nombrada "Patrimonio de la humanidad" hace unos años atrás, estaba más que a mal traer, siendo que debería haberse invertido millones de pesos o dólares, en inversión para arreglarla y convertirla en un atractivo turístico decente.

Además del terremoto en el norte de Chile. Cierto la población afortunadamente estaba bastante preparada para esta catástrofe y se salvó mucha gente por ello, pero no, para la destrucción de sus viviendas por completo o parcialmente. Además de ahí verse, la precariedad de calidad de vida de muchas personas, tanto en el caso del incendio como del terremoto...

Entonces ¡¿Cómo se puede hablar de igualdad y que somos un páis próspero si siempre esta no llega a la mayoría, por el contrario, a unos pocos como siempre?

Al haber tenido yo la oportunidad de viajar y conocer otros y diferentes lados, por ejemplo Argentina, que es donde resido permanentemente ahora, veo como no me equivocaba tanto al pensar, que en otros países existiendo obviamente igual pobreza y esas cosas, no se nota tanto la segmentación social, ni te miran de pies a cabeza o te ven según lo que tienes materialmente hablando.

Será porque Buenos Aires, siendo una ciudad formada en su mayoría por inmigrantes de todos lados, está marcada por diferentes culturas europeas y también latinoamericanas, por lo tanto todos en cierta forma, se sienten arrancados de su tierra y se ven de igual a igual...

A diferencia de Chile, que es mezcla más que nada del español y el mapuche, aparte de ser una nación pequeña, en cierto modo aislada por las montañas y mar que le rodea casi por completo, pareciera que la hace más cerrada a su mentalidad...

En fin, mi tierra siempre será mi tierra de corazón, aunque duela a veces y una reniegue de ella y critique sus cosas malas que arrastra de hace años....

Como el clasismo, la segregación social y la abundante discriminación de todo tipo.

Y por lo mencionado más arriba y ante algunas vivencias recientes, he decidido escribir y compartirles esttas opiniones y experiencias personales, acertadas o no, porque en realidad tenía ganas hace tiempo de expresar algo como esto, algo confuso todavía en mi cabeza, pero qué, pretendo justamente aclarar volcándolo aquí...

ME he dado cuenta por ejemplo, que todavía hay mucha ignorancia en cuanto a las personas ciegas, si, en este pleno siglo 21, aún y en demasía, sobre su mundo, el trato más razonable hacia ellos y temas relacionados a lo mismo.

Sí, yo soy una mujer ciega, pero esta vez, en algunas partes de este artículo, en particular, hablaré mayoritariamente en tercera persona, como si yo no lo fuera...

¿Por qué?

Simple, porque antes de quedarme completamente ciega, también veía... También tenía varios prejuicios y principalmente, una ceguera peor, no querer ver lo auténtico y creo, la masa es, y sigue sufriendo esta especie de ceguera mental y espiritual, más grande que la misma ceguera real de un ciego…

Disculpen si empleo un lenguaje tan directo, pero es mi mejor manera de explicar este asunto y, advierto que usaré en todo este post, un lenguaje así defrontal.

Prosigo:

Siempre antes de la ceguera, ví poco, era muy corta de vista, pero intentaba comportarme como una persona que veía perfectamente, incluso muchas veces pasé desapercibida, me las arreglaba bastante bien en todo caso, con mi resto visual, pero...

En cierto modo creo que negaba mi condición de baja visión y que, ya sabía yo, que tarde o temprano quedaría ciega.

Sí, la famosa y temida palabra "Ciego",o "ciega"...

Creo que mucha gente tiene miedo a ese vocablo específico y prefiere usar Eufemismos como:
No vidente; invidente (que es parte del título de mi blog claro, pero por un asunto de marketeo virtual netamente ejem, es decir llamar la atención a los potenciales lectores a mi bitácora, nada más); discapacitado visual, persona con discapacidad visual; cieguito; etc....

Y si le ponía al blog el título: "El blog de una poeta ciega",
iba a sonar muy fuerte, eso me opinaron en su mmomento algunas personas que les consulté.
Incluso hace un par de años atrás recibí un par de emails de no sé quién, diciendo que era un grave error darme a conocer en la red, como una poeta sin visión, tenía que hacerme valer como autora por mis escritos y no, por mi condición visual...

Y puede que tuviera razón, pero... Me dió algo de rabia cuando leí eso porque yo no quiero seguir escondiéndome más, fingir lo que no soy, no pretendo causar lástima gritando a todo el mundo que soy ciega, sólo quiero conscientizar a las personas, que ser ciego no es tan terríble, en la medida que nos aceptemos todos como somos, que no es para mí, motivo de vergüenza mi ceguera y al contrario, motivo de orgullo, por todo lo que he logrado a contra corriente casi siempre y qué, mi intención si, es darme a conocer como autora ciega, moleste o no, para darle un valor extra humano, no tener miedo a eso y enfrentar la realidad tal cual es.

Prosigo...

Y otro término que está muy de moda hoy en día, que no deja de causarme gracia:

"Persona con capacidades diferentes".

Yo no sabía que tenía super poderes jajajajajaja y creía que todos, tengamos vista o no, teníamos capacidades diferentes, pero me equivoqué parece, plop...

Y es tan sencillo como nombrar las cosas por su nombre, creo yo, humildemente.

Debo reconocer eso sí, que gracias al avanze tecnológico, nosotros los ciegos también hemos sido afortunadamente favorecidos, o si no, yo no les podría estar expresando todo esto y dar a conocer mis puntos de vista...

Les recuerdo que existen softwares específicos denominados lectores o revisores de pantalla, que nos lee en forma auditiva y con una voz media de robot, todo lo que sale en el monitor de una computadora o dispositivo móvil.

Bueno, ahora sí, comienzo a plantear diferentes cuestiones, basadas en hechos cotidianos que me han pasado y sé, que a muchas otras personas ciegas, le ha pasado también y lamentablemente, se sigue repitiendo aunque no lo crean...

* Ser ciego es difícil según una persona que vé perfectamente

Como no...
¡Si nosotros mismos los que vemos, les dificultamos generalmente las cosas!

* Ser ciego es mal interpretado como inútil; tonto; superdotado; ser con poderes mágicos o algo así; como una molestia; como algo incomodo; desagradable de enfrentar y cosas similares.

Lo digo porque a diario observo como las personas se ponen nerviosas ante un ciego, no sabe como comportarse, se enojan facilmente si dicho ser extraño sin vista nos rechaza alguna ayuda de cualquier tipo, o al revés, si acepta mucha ayuda.

También no se ponen a pensar o ni siquiera imagina que personas ciegas pueden ahcer tantas cosas bien, pero con un poco de buena voluntad y mentalidad abierta a conversar con dicho ciego o ciega, de cuál es la forma más adecuada de proceder. Y si el "cieguito" protesta, reclama, quiere hacerlo de otra forma, se equivoca, comete algún error o le cuesta más una cosa que otra, es super mal visto y comienzan comentarios como:

"Ah no sabe hacer nada, es algo inútil, parece que nadie le enseño como se hace, bueno es que es ciega la pobre, no sabe ni ubicarse en nuestra casa (cuando se está de visita en otro lugar por ejemplo); no tiene voluntad de acer nada; es flojo; etc; etc....

Hay excepciones a la regla por supuesto en todo esto que relato, pero por desgracia, son eso, excepciones.

* Ser ciego es sinónimo de no tener sentimientos; pensamientos propios, valiosos o coherentes en su mayoría y, constantemente se los está pisoteando como individuos racionales y emocionales.

* No se toma casi el más minimo esfuerzo de ponerse en el lugar del ciego, pero si, muchas veces ellos tienen que ponerse a la altura del que vé o en su lugar.

Y por qué si somos todos seres humanos y a pesar de ello, tenemos ciertas diferencias que hay que respetar y saber nivelar, cuando la condición es demasiado desigual.

* No se toma la más minima molestia de oír a la persona mal llamada discapacitada visual, para poder comprender un poco, su mundo y que si se hiciera más frecuentemente, sería todo mucho más llevadero tanto para el que vé, como el que no vé. Y se ahorraría además, varios mal entendidos.

Y bueno podría seguir y seguir redactando varios puntos más, pero no terminaría nunca ejem...

A mi juicio hay una enorme escasez de empatía hacia una persona ciega, si, ya sé que en general pero pareciera que se nota más en estos casos, o tal vez, es que una observa con tanta frecuencia situaciones injustas, humillantes, incómodas que les pasa a esta población en particular...

Lo que yo pido a la gente que me lee, que seamos más empáticos y abiertos a una persona ciega, incluso con cualquier otra discapacidad, no que se quede simplemente en un lindo y decorativo discurso de "Inclusión; accesibilidad; que estamos haciendo cosas para los pobres discapacitados (y a veces parece que uno no fuera ni considerado persona humana por el trato indiferente, lejano y frío, por lo general hablandole al que es´ta al lado y no, a la propia persona ciega, él o la que está dando dicho discurso).

¿Crees que exagero un poco con este tema?

Pues bien, entonces te invito a leer también este otro artículo que no es mío, mucho más serio si quieres, publicado hace unos meses atrás, en el famoso diario “New York Times”, traducido luego al español y puesto en otro sitio de habla hispana, referente a la Discapacidad visualy se titula:

¿Por qué tememos a los ciegos?

Das click, enter o intro sobre el enlace de arriba, con el título de dicho artículo y lo podrás leer.

Cuando yo lo leí, por un lado me sorprendí y por otro, para nada, quiero decir que sorpresa antes de leerlo, yo creía que esas cosas, sólo me pasaban a mí solamente, o en último caso, a pocos ciegos, pero me equivoque….
Y nada de sorpresa, porque casi a diario soy partícipe activa de situaciones muy similares narradas allí…

Para ya ir concluyendo, quiero dar unas pequeñas sugerencias…

Si te topas alguna vez con unapersona ciega, no le tengas miedo; no te pongas nervioso o nerviosa; actúa naturalmente; piensa que esa persona que no vé, también tiene sentimientos y pensamientos propios, tomáte el tiempo si puedes claro, de compartir con ese ciego y verás, lo mucho que puedes aprender o crecer probablemente; no es un ser inferior o superior a tí; es simplemente, un ser humano cómo tú, tratando de vivir lo mejor posible su vida...

Sin más, hasta la próxima entrada.

Publicidad:

Alba y Nuria, dos jóvenes invidentes, mantienen una lucha cotidiana contra las limitaciones que les impone su discapacidad para llevar una vida normal. Su espíritu de superación y su generosidad las impulsan a alcanzar nuevos objetivos y a dedicar tiempo y esfuerzo para ayudar a los demás....
Reseña del DVD:
* "El camino de los sueños", de Joan Soler (Documental)


2 comentarios:

  1. A nosotros nos gusta hablar de personas con diversidad funcional visual porque con eso se pone mas de relieve que hoy por hoy se uede hacer todo lo que se hace con la vista con otros medios técnicos. Y por lo tanto las personas ciegas pueden hacer todo lo que hace una persona que ve bien pero encontrando los medios y dando las facilidades para que se pueda sustituir la vista por los distintos medios técnicos y sociales.
    En cuanto a lo de tener miedo a los ciegos yo creo que es algo normal pues casi siempre se tiene miedo a lo desconocido y también los ciegos aveces tienen miedo de la gente que ve que les habla por la calle asi de repente. Pero claro el miedo se puede superar coociendo a la persona y lo que busca.

    ResponderEliminar
  2. Todas las opiniones con respeto, son valorables. Y lo unico que te puedo decir es que por eso mismo escribo este tipo de artículos, para que se tenga menos miedo y desconocimiento hacia las personas ciegas y viceversa... Esperemos que la cosa siga avanzando. Saludos.

    ResponderEliminar

Comenta aquí