Recomendación

jueves, 16 de diciembre de 2010

Alma gemela...

A punto de trepar tu mundana piel
por culpa del inevitable ancestral mandato,
de instinto salvaje y osado...
me detuve unos infinitos segundos
y me pregunté ¿Por qué, por qué?
otra vez?
Me perderé en un abismo profundo
de simple calentamiento global
y caricias muertas,
jugando a que todo es verdad de verdad...
y me resigné con calma impotencia.

Pero inesperadamente
cual profeta predecido,
me respondiste casi casi ofendido.
Con palabras inexistentes...
Sólo leyendo mis ojos
e interpretando como nunca, nunca nadie antes
este perpetuo silencio indecifrable...
Rozando apenas mis hombros,
con timidez a mi interior te acercaste,
poco a Poco...

Besando mis manos;
acariciando mis párpados;
construyendo refugio con tus brazos;
para este cuerpo cansado...
bebiéndote algunos suspiros míos,
sintiéndonos al fin liberados
hundiéndonos en nuestros delirios...
Mi apagada llama encendiste
con tu dulzura etérea...
que pensé que ya ninguno tenía
y descubrí gracias a tí ,que el alma, alma gemela a ratos al menos sí existía...





¡Excelente oferta de Teletrabajo para escritores, poetas, periodistas... Click aquí!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta aquí